#Entrevista | Larría, una editorial que potencia las nuevas voces

Conocer la historia de las editoriales desde su matriz y su forma de pensar, nos acerca con el origen de la literatura independiente de Argentina y, también, de la literatura hispanoparlante. En esta entrevista, conversamos con Andrea Leiva, una de las directoras editoriales de Larría para que nos cuente la historia de este proyecto.

Primeramente, ¿Por qué Larría? ¿A qué se debe el nombre? ¿Quiénes la conforman?

Larría es el nombre de la ciudad imaginaria en la que transcurre Bajo la piqueta, de mi autoría, la primera novela publicada por la editorial. Nos gustó el hecho de que la editorial estuviera identificada con un territorio de ficción, como el Macondo de García Márquez o el Santa María de Onetti. Larría es una conjunción de La ría, un brazo de mar que entra en la ciudad y sirve como puerto seguro. De ahí la idea de crear un lugar para las nuevas voces, un “puerto” desde donde puedan iniciar su viaje hacia los lectores.

Larria es una editorial que surgió al calor de la clínica de obra de Ariel Idez, donde hacía rato veníamos hablando de las dificultades de ingreso al campo literario y de la necesidad de poner los libros en manos de los lectores para que fueran ellos quienes los juzgaran. 

En su página web dicen que son una Editorial independiente y autogestiva para recuperar el placer de la lectura. Me llamó la atención, puesto que, dependiendo de quién se trate, muchas veces la lectura está segmentada al estudio o a determinada obligación laboral. ¿Por qué esta premisa de recuperar? ¿Qué percepción tienen al respecto? 

Por un lado, ya sabemos con qué bueyes ara la literatura hoy en día: compite por la atención de los lectores con todo tipo de propuestas y dispositivos. La idea de “recuperar el placer de la lectura” tiene que ver con publicar libros que nos retrotraigan a esa escena fundante de la lectura, en la que un libro te atrapa, te sumerge en su mundo, te hace vivir la vida de sus personajes y te hace olvidar por un rato del entorno, del contexto y, sí, también de las notificaciones de los celulares. Creemos que ese mérito es la piedra basal sobre la que se apoyan todas las otras virtudes que pueda tener una obra. Por supuesto que nos interesan autores con voces únicas o que se animen a la experimentación formal, pero nos interesa poner el acento en el arte de narrar, en ese deseo, se podría decir que infantil, de que nos cuenten una buena historia.  Aspiramos a que todos los libros que publicamos tengan ese poder de enganchar al lector desde la primera página y que no lo suelten hasta el final.  

¿Cuáles son los pilares fundamentales que tienen en cuenta a la hora de construir catálogo?

Larría es una editorial destinada sobre todo a dar a conocer nuevas voces en la literatura argentina. Si bien la “escena” literaria nacional es muy rica y dinámica, sigue siendo muy difícil (y aún más después de la pandemia) abrirse camino con un primer libro. Por eso apostamos a primeras obras, si bien con un criterio muy exigente y con mucho trabajo en el texto, le damos mucha importancia al libro como hecho colectivo, en el que cada persona que interviene en cada etapa le suma valor, desde el maquetado y la ilustración de tapa, a la edición y la corrección. Aspiramos a publicar la mejor versión posible de cada libro que sumamos al catálogo, tal vez eso nos haga avanzar con un paso más lento, pero sin duda más firme. A futuro nos gustaría tener lectores “de la editorial” que confíen en un libro de Larría y estén atentos a nuestras novedades.

¿Qué puedes decirnos de los últimos lanzamientos, El judicial, de Agustín De Luca y Los que temen tu nombre, ¿de Eugenio Yañez Francetic?

El judicial, de Agustín De Luca, cumple al pie de la letra con todas las características que mencionábamos respecto a nuestros libros: es una primera novela escrita con mucha seguridad y autoridad, te atrapa desde el primer párrafo y ya no podés soltarla hasta terminarla. Además, creemos que viene a reponer un extraño vacío en nuestra literatura: el abordaje del mundo judicial, que tanto lugar ocupa en las agendas públicas y mediática y tan poco en la obra de nuestros autores.

Los que temen tu nombre, de Eugenio Yañez Francetic es una novela con un abordaje muy original de la tradición literaria argentina, que combina los tópicos del siglo XIX con un tratamiento muy del siglo XXI, estamos seguros que va a dar que hablar.

Desde que comenzaron ¿Cuál fue el acogimiento de los lectores?

Estamos realmente sorprendidos y muy agradecidos por la recepción que han tenido las dos novelas, ambas agotaron su primera edición y ya promedian la segunda. Además, ambos títulos fueron objeto de numerosas reseñas de bookstagramers, que hoy, por hoy, le están tomando el pulso a la nueva literatura argentina, detectando tendencias y nuevas voces.

¿Creen que la Pandemia y la cuarentena forzada que hemos tenido alrededor del mundo ha –de alguna manera– contribuido tanto al proceso creativo de los artistas, como al interés del público en consumir o acercarse a la lectura?

Sí, así lo creemos, al menos en nuestro caso. La editorial nace justamente de la necesidad de no quedarnos de brazos cruzados y de responder al abatimiento con obra y con una plataforma de publicación de esa obra. Estamos muy contentos de que, cuando la pandemia sea un recuerdo, podremos evocar la gesta de haber echado a andar la editorial en medio de tantas noticias funestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s