#Microrelato | Por Ricardo Bugarín

BREVE SELECCIÓN DE PALIMPSESTOS:

LA ESPERA
Dejó sus ojos en el alféizar de la ventana y, a fuerza de memoria, tejió y destejió su tarea cotidiana. Sabemos que al final, hubo un encuentro. Los aedos cuentan de un tálamo y otras minucias.

MÁS VALE PÁJARO EN MANO QUE CIEN VOLANDO
Se aferró con tanto ahínco a esa ilusión que terminó, destripándolo.

GÉNESIS
La culpa no fue de la serpiente ni de la manzana.
Todo comenzó con aquel otoño donde de la sorpresa se pasó a la alegría.
¡Albricias!, fue la primera palabra compartida.

BREVE RELACIÓN DE UN ÚNICO AMOR
Cuando nació su primogénito, embobada por una ensoñación de adolescencia, hizo retirar todos los espejos de la casa y destrozar toda vajilla o elemento que pudiera reflejar, en su superficie, alguna imagen. Una vez alejado -de este modo- todo intruso que pudiera ofrecer la tentación de la duplicidad, logró nombrar con libertad al amor que acunaba entre sus brazos: Narciso. Se aseguraba de esta manera que su hijo tuviera una única mirada y, solamente, para ella.

DOS CASOS DE METAMORFOSIS
METAMORFOSIS I

El lobo termina de leer “La Metamorfosis” y, ya en calma, avanza hacia el centro de la sala y se detiene frente al amplio espejo y, libre de culpas, comienza a mudar su piel de cordero.

METAMORFOSIS II
La misma historia pero en un ámbito menos ostentoso.
El ceniciento gato da por terminada “La Metamorfosis” y avanzando por la azotea, se detiene ante un charco de lluvia aprisionado en el tejado y, despreocupadamente, inicia la muda de su piel de liebre.

PACIENTE LECTURA
El lobo feroz, no existe. Ese es un invento francés para atemorizar a las nenas que visitan abuelitas. Tampoco existe el bosque, hoy todo reducido a parques de reservas y recreaciones para fotos de turistas. También han desaparecido los leñadores. El movimiento ecologista ha hecho estragos con estos hombres forzudos y colaboradores y, de encontrarse alguno, solamente son vulgares remedos que participan en justas de tradiciones relacionadas a calendarios establecidos para memorar festividades. Por otra parte, el mundo sigue redondo, achatado en los polos y girando sobre un eje imaginario. Cada día es seguido por la noche y cada tanto tiempo se modifican las estaciones. A no ser que nos sacuda un caos, no hay mucho más para decir. A todo esto y mientras tanto, por si algo ocurriera, nos queda el refugio de la literatura.

__________________________________________________________________________________________________________________________

RICARDO BUGARÍN
(General Alvear, Mendoza, Argentina, 1962)
Escritor, investigador, promotor cultural.
Publicó “Bagaje” (poesía, 1981) y “Textos hallados en una roca” (Micropoesía, 2020). En el género de la Microficción ha publicado: “Bonsai en compota” (Macedonia, Buenos Aires, 2014) , “Inés se turba sola” (Macedonia, Buenos Aires,2015), “Benignas Insanías” (Sherezade, Santiago de Chile, 2016) ,“Ficcionario” (La tinta del silencio, México, 2017) y “Anecdotario” ( Quarks, Lima, 2020).
Textos de su libro “Bonsai en compota” han sido traducidos al francés y publicados por la Universidad de Poitiers (Francia).

__________________________________________________________________________________________________________________________

Portada: Carmen Laezza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s