#Narrativa | Rock de pasillo, por Sebastián Pandolfelli

#Narrativa

 

Por Sebastián Pandolfelli

—En cualquier momento vienen a bardiar esos puto, vas a ver… ¿Te acordá cuando íbamo a patiá ro a Cheers, ahí enfrente de la estación? ¿Y de El Almacén y la otra rockería? ¿Cómo era esa? ¡Elvis se llamaba! Esa estaba buena… Qué manera de patiá con las tejana y lo jean blanco ajustado, ¿no?

El Japo sacó un paquete arrugado de Camel, prendió uno y se quedó mirando un punto perdido en el horizonte, buscando algún recuerdo. La villa, incansable, continuaba creciendo. Algunos hombres acarreaban materiales de construcción para darle vida a ese laberinto eterno de chapas, cartones y ladrillos huecos.

—Le sacábamo viruta al piso le sacábamo… ¡Cuchá, cuchá este tema, Japoné! Jhonny Rivers, Memphis, faaa… Se me mueven sola las pata, loco… Este compilado lo compré en la feria el otro día, ta bastante bien, tiene Creedence, Dire Straits, Bonnie Tyler… ¡Pasame un trago, que no es micrófono! —dijo Chelo y manoteó la cerveza.

—Ponete algo de Omar Shané, o Los Dinos, vo… —pidió el Japo dándole otra pitada al pucho.

—No seas hincha pelota, Japoné… ¡Acá el disc jockey soy yo! —gritó Chelo y se acomodó la 22 en la cintura.

—¡No te calenté, Chubby Checker, que no pasa nada! ¡No te hagá el pistolero conmigo, boludo!

Pasó una chica en bicicleta esquivando los pozos de la calle de tierra, y un perro negro chiquito le salió al ataque meta ladrar. Se pegó un tremendo susto y casi se cayó, pero el Japo le ensartó un piedrazo en el lomo al bicho, y la chica siguió viaje.

—Taba pa darle, eh… —comentó emocionado.

—Esa es la prima de la Wendy, volvió al barrio hace poco. La vi en el casorio, yo estaba pasando música y le tiré onda pero se fue con otro gil… Uno que chamuyaba que es escritor y dijo que estaba haciendo un libro con historias del barrio… ¡La prima de la Wendy! ¿Te acordá cómo movía los canto en el corso de Warnes? —dijo Chelo suspirando, hizo un gesto con la mano, después gritó—: ¡Coriiinaaaa! —Y escondió el arma con parsimonia entre unos escombros, ahí donde estaban sentados. Al segundo, de la casilla salió una nena:

—¿Qué pasa?

—Andá a la heladera y traé otra cerveza. Ya van a venir, Japoné —dijo Chelo entre dientes.

Corina obedeció al instante, entregó la botella y se metió adentro para seguir viendo dibujitos. Los gritos de Bob Esponja se mezclaban con el rock.

—No me pagaron… Pero me traje un cajón —comentó Chelo mientras intentaba destapar la cerveza con los dientes. El Japo se la arrebató, la destapó con el encendedor y le pegó un trago.

—Yo te hago el aguante compadre, pero… ¿cómo fue que empezó el bondi?

—Cuchá, Japoné… ¡Aiii guona nooou ifiú ever siii de reeein! ¡Qué temazo, por Dio! ¿Cómo no les gusta Creedence? ¡Pendejos de mierda! Ya van a venir… Vas a ver… —Chelo tomó un trago, puso de nuevo la 22 en su cintura y empezó a contar—: Era el quince de la Melany, la más chica de los Zapata, y le hicieron la fiesta ahí en la canchita del clu, un asado, así, algo simple, cuatro, cinco globo, un par de guirnalda y quince cajone de birra, uno por cada año se pagó Zapata, ja ja… La cosa que parece que habían contratado a un boludo que pone música, pero a último momento le dijo que no venía, entonce vino la madre desesperada a pedirme que pasara música yo… Cien peso le dije, y la verdá que a la Yolanda, con esas teta que tiene, se lo hago grati…

—¡Ja, y yo le hago un par de pibes más! —agregó el Japo y largó una carcajada.

—Bueno, pará… Ya van a venir eso puto… —El Chelo tomó un sorbo y siguió el relato—: Entonce agarré el equipo, la compactera y los bafles, y fui. Estaba lindo… Al principio puse unas cumbia santafesina, y despué largué con todo el ro y me puse a bailar con la cuñada de Zapata, un camión la mina esa… Virgina se llama, vive atrás de lo del Chiqui, en el pasillo. Bueno, había un montón de gente, estaban los del clu y los de la Unidá Básica, Pirilo, Cacho, Miguelito y un amigo de Poca Vida, uno alto, todo tatuado, ¡que no sabé cómo la descose el chabón! Pini, le dicen… Iba siempre al Jesse James. Se patea todo… Hasta ahí veníamo fenómeno con la pista, meta ro y ro, Bill Haley, Jerry Lee Lewis, Nancy Sinatra, toda la música que pasa el gordo Locazale en el programa de FM Espacio…

—Botas Locas —agregó el Japo asintiendo con la cabeza. Escupió al suelo y encendió otro cigarrillo.

—Sí… ¡Qué buena audición esa! Entonce… Ah, sí… Estábamo como queríamo, puro ro y birra, pero en eso medio que se enculó la pibita, la Melany, porque estaban los compañero del colegio y quería cambiar la música… ¡Pero yo paso esto! ¿Me entendé, Japoné? Y ahí me cae un gil con un par de compac y me dice que deje, que pasa él… ¡Ni en pedo, hermano!, le digo. El equipo es mío. ¡Poné los Wachiturro!, me grita la pendeja, entonce vino la Yolanda y medio que lo tuve que dejar al pibito que pusiera esa mierda… ¡No sabé lo que es eso! Empezaron a moverse como si tuvieran epilesia, te juro por Dio, Japoné… Chingui-chingui, chingui-chingui, con eso todo el rato, y yo ya estaba medio en pedo y seguí tomando, una birra, dos birra… Había un gil, medio petiso, orejón, con el pelito rapado y un mechoncito teñido, medio puto parecía… Pero resulta que era el noviecito de la Melany… Estaban todos vestido iguale, qué sé yo… Pero a ese que me miraba medio torcido le agarré bronca. ¡Se hacía el lindo el muy pelotudo! Y yo me tomé un par de birras más y estaba para entrarle a la Yolanda con esas teta que tiene, pero estaba Zapata en perro guardián… Y los borrego del colegio saltando con esa mierda. Chingui-chingui, chingui-chingui. Hasta que me cansé y apagué el equipo, y se me vinieron al humo como veinte guacho… Se puso todo re denso. Entonce paré y me tomé otra cerveza. Cuando bajaron un cambio prendí todo de nuevo y puse “El Noa Noa”, de Juan Gabriel, como para romper la pista, y me sale de la nada el petisito orejudo y me grita: ¡¡¡Poné los Wachiturro!!! ¡Viejo choto!, me dice… ¿Qué Wachiturro? ¡¡¡La reconcha de tu madre!!!, le grité yo y le revolié la botella y entré a repartir mano para todo los wines. Enseguida se metió Zapata y quedó todo ahí… Antes que se ponga más fulero… ¿Vo sabé que no me metieron ni una los pibito? Igual al petisito orejudo le saltó chocolate de la napia. ¿Sabé cómo lo dejé?

—¡Ta bien, compadre! ¡Por atrevido! —dijo el Japo, frotándose las manos.

—Sí, pero parece que el guachito ese es el hijo menor del concejal Álvarez… —comentó Chelo con resignación, y se hizo un silencio. Reacomodó la 22 en su cintura y suspiró—: Ya van a venir… Vas a ver, Japoné… —Le palmeó la espalda al compañero, entró a buscar otra cerveza y subió el volumen del equipo. Sonaban bien fuerte los Dire Straits con Sultanes del Ritmo.

 


seba4653SEBASTIÁN PANDOLFELLI | Lanús, 1977. Músico, compositor y escritor. Discípulo de Alberto Laiseca. Lidera la banda de rock  Los Barriletes Cósmicos. Editó el disco ¡Corré! (2015). Grabó como solista el EP SIMPLE  (2013). Ha participado en performances teatrales. Produjo y condujo algunos programas de radio. Musicaliza el Ciclo de lecturas Carne Argentina. Participó en producciones de cine, entre ellas la biopic docmental Lai, de Alejandro Millán Pastori sobre la vida de Alberto Laiseca y compuso la música para la película Selva, de Martín Rieznik. Publicó  Rocanrol  (Ed. Funesiana 2008 y 2012), Choripán Social (Novela – Ed. WU WEI, 2012 y Ed. Tambo Quemado, Chile 2013), “Esquina de Diamante” (Poemas, Ed Peces de Ciudad 2017) y “DIAMANTE” (Galerna 2017). Publicó cuentos en diversas antologías. Colaboró en el suplemento cultural del diario Tiempo Argentino, Clarín, revista 27, La Izquierda Diario y en otros medios gráficos.

No sabe manejar ni jugar al fútbol pero es buen catador de cerveza. Coordina talleres literarios en diversos espacios. Y también hace trabajos de jardinería

 

Un comentario en “#Narrativa | Rock de pasillo, por Sebastián Pandolfelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s